Actualidad

¿Conoces la eficiencia energética que aportan las ventanas de aluminio?

Cuando hablamos de apostar por la eficiencia energética en cualquier edificio, las ventanas de aluminio son indispensables. Están hechas con el elemento ideal para la fabricación de marcos y cerramientos. En efecto, el aluminio es el material perfecto para resistir la corrosión, tiene larga durabilidad y una gran facilidad de limpieza y mantenimiento. ¿Estás pensando en cambiar tus ventanas? Te vamos a ayudar a decidirte con la información que necesitas e incluso a elegir el profesional adecuado.

Características y ventajas de las ventanas de aluminio

Hoy todo el mundo habla de eficiencia energética. Clientes, organismos, arquitectos y constructores, etc. Sin embargo, muy pocos pueden demostrar en realidad la calidad de los materiales que defienden. Las ventanas hechas con aluminio no solo son una realidad actual, son el futuro.

¿Quieres ser responsable, contribuir eficazmente a cuidar el planeta y ahorrar en tu consumo de electricidad? Los materiales que empleamos para la construcción, en concreto para elaborar marcos de puertas y ventanas, son parte de la solución: en concreto, el aluminio.

Hay que procurar conseguir una economía circular, que sea capaz de maximizar el uso de los recursos disponibles. Tanto de los materiales como de los energéticos. Dicho de otro modo, se debe extender su ciclo productivo y rendimiento. Este tipo de economía pretende reducir al máximo la generación de residuos y aprovechar aquellos cuya generación ha sido imposible evitar.

El aluminio es uno de los materiales más sostenibles, ya que es reciclable infinitas veces y no pierde propiedades. En el caso de las ventanas hechas con aluminio tienes que saber que su tasa de recuperación es inigualable: el 95 %. Por si fuera poco, la alta estimación de la chatarra de aluminio es un valor añadido. Garantiza su rentabilidad para la existencia de una cadena logística sostenible.

Puertas peatonales exteriores

Igual que ocurre con las ventanas, las puertas peatonales hechas en aluminio son muy duraderas. Se mantienen muchos años intactas, sin deformaciones o pérdidas de calidad ni de color. Incluso afrontando situaciones climáticas muy adversas.

¿Hablábamos de eficiencia energética? Te lo demostramos con más datos.  Las  ventanas  y puertas automáticas hechas con aluminio, tanto en los marcos como en todos los elementos, evitan las pérdidas por transmisión y por infiltración del aire. De este modo, tienen un ahorro muy positivo en tu ahorro energético. Y en tu bolsillo.

Además, las puertas exteriores de aluminio para peatones son inmunes a los nocivos efectos que producen los rayos UVA y prácticamente no requieren mantenimiento. Tampoco sufren degradación por agua, y su incuestionable durabilidad se puede incluso incrementar añadiendo acabados anodizados o lacados. Según un estudio de la AEA (Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficie), una ventana o una puerta de aluminio tiene una vida media de 46 años.

¿Ventanas de PVC de aluminio?

Desde el punto de vista de la eficiencia energética, para elegir el material de construcción conviene tener en cuenta estos factores:

  1. El factor solar: La energía y la luz que deja pasar la ventana hacia el interior de la estancia.
  2. La permeabilidad al aire: El frío o el calor que proporciona la renovación de aire al interior de la estancia incide en mayor o menor medida en el gasto de la calefacción o del aire acondicionado.
  3. La transmitancia térmica: Es el flujo de de calor que atraviesa el material que elijamos.

Al comparar las prestaciones y el precio de las ventanas de PVC respecto a las demás, ten en cuenta que todos los materiales tienen ventajas e inconvenientes. La decisión final de instalación de un material u otro depende solo de ti.

Ventanas Climalit

Habitualmente denominanos ventanas Climalit a las fabricadas y comercializadas por esta marca. Se caracterizan por incorporar un doble acristalamiento, un doble vidrio con cámara estanca de aire interior. Es una solución que proporciona un mayor poder de aislamiento que la de un vidrio sencillo o monolítico. Mucho más incluso que las ventanas de vidrio dobles o la doble ventana tradicional.

Los acristalamientos que están formados por dos o más vidrios con una cámara de aire estanca no son exclusivos de esta marca. No obstante, Climalit se ha hecho tan popular que hoy sus ventanas han acabado por dar nombre a este tipo de acristalamiento. Aun así, debes saber que en el mercado hay otras marcas que ofrecen el mismo tipo de producto. Y a precios muy distintos.

En todo caso, acristalar de manera doble una ventana  tiene  una  gran  ventaja  diferencial:  el poder de aislamiento térmico y acústico. La explicación es sencilla: cuanto más gruesos sean los vidrios, menor contaminación acústica, y cuanto más amplia sea la cámara interior de aire, menor ruido tendremos.

Como resumen, las ventanas de aluminio y PVC son la solución ideal. Resistentes, asépticas, requieren poco mantenimiento y generalmente su estrecha perfilería favorece el aumento de entrada de luz al interior de la estancia. Si quieres instalarlas, desde FEMPA (Federación de Metal de Alicante), hemos puesto a tu disposición un buscador para que encuentres el profesional cualificado que más se ajuste a tus necesidades. ¡Consúltalo ahora!